Considerado el quinto puerto de cruceros más importante de la España continental, la ciudad de Vigo recibe cada año unos 100 cruceros y más de 200.000 pasajeros. Es una escala especialmente atractiva en la que se incluyen numerosas excursiones, por ejemplo, a las Islas Cíes y al pueblo medieval de Bayona.

Descubre Vigo durante una escala de crucero
Un crucero MSC, contratado a través de cruceros.es, es una maravillosa opción para descubrir España de una manera diferente y paravisitar la encantadora ciudad de Vigo. Esta localidad disfruta de una agradable ubicación en la bahía del mismo nombre que, al sur de Galicia, se encuentra en la provincia de Pontevedra a poca distancia, en ferry, de las Islas Cíes. Vigo es una escala clave para los barcos de crucero que navegan por la costa noroeste de España. Desde el muelle hay acceso a un autobús turístico, a un autobús urbano o a taxis para visitar la ciudad. Al casco histórico de Vigo se accede a través de una pasarela peatonal situada cerca del acceso principal de la Terminal de Cruceros. Esta animada área de la ciudad, conocida como O Berbés, cuenta con un gran número de tiendas, restaurantes y bares.
La visita puede continuar con un recorrido por el mercado de pescado “Mercado da Pedra” (Mercado de la Piedra), que ofrece un ambiente auténtico. En las proximidades se encuentra la Rúa da Pescadería, donde es posible degustar especialidades locales como ostras frescas con limón. Para obtener una visión general de Vigo, lo mejor es subir a la cima del Monte O Castro, desde donde se puede admirar toda la ciudad, la bahía y las islas vecinas. A 2 kilómetros al suroeste de este monte, se halla el Museo Quiñones de León que, entre otras cosas, incluye un amplio jardín y un bosque urbano.

Un recorrido en barco hasta las Islas Cíes
Durante una escala de crucero en Vigo, las Islas Cíes es una agradable opción para una excursión. Las islas protegidas, Monteagudo, Faro y San Martiño, situadas a sólo 7 kilómetros del puerto de Vigo, en el Océano Atlántico, poseen excepcionales paisajes además de una fauna y flora espectacular que hacen que, las Islas Cíes, formen parte del Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia. Las excursiones a estas islas garantizan un maravilloso cambio de escenario.
En Islas Cíes, se puede visitar la Playa de Rodas, larga y hermosa playa de arena blanca que une las islas de Monteagudo y Faro. En 2. 007, el periódico inglés The Guardian consideró a esta playa “La Playa más Bella del Mundo”. Sus aguas cristalinas, tranquilas y poco profundas son ideales para toda la familia.

Una excursión para descubrir Pontevedra
Pontevedra, capital de la provincia del mismo nombre, se encuentra a tan sólo media hora en coche del puerto de Vigo. Esta ciudad impresiona por su autenticidad y sus numerosos monumentos. Pasear por las calles peatonales del casco antiguo es la mejor forma de conocer tesoros arquitectónicos como la Basílica de Santa María la Mayor (del siglo XV) y el Monasterio de San Salvador de Lérez.
También es posible recorrer sus diferentes e históricas plazas. En el corazón del casco histórico, se halla la Plaza de Teucro que está repleta de casas y palacios, de los siglos XVII y XVIII, entre los que se puede admirar el Palacio de los Gagos y Montenegro, el Palacio del Marqués de Aranda y el Pazo de San Román. Para revivir el pasado de la ciudad, la Plaza de la Ferrería, la Plaza de la Verdura y la Plaza de la Leña también merecen una visita. Entre visita y visita, se puede aprovechar la oportunidad de acceder a los distintos restaurantes en los que se sirven deliciosas tapas.

Una excursión a la pequeña ciudad medieval de Bayona
Durante una escala de crucero en Vigo, es posible decantarse por un recorrido en autobús, de aproximadamente media hora, que finaliza en la pequeña ciudad medieval de Baiona (Bayona). La principalatracción de esta ciudad es el Castillo de Monterreal, situado en una colina con vistas al puerto. Este castillo data del siglo XVII, está maravillosamente bien conservado y posee un espléndido albergue con un jardín que ofrece vistas a la ciudad, al puerto y al mar.
En el puerto de Baiona, hay una hermosa réplica de La Pinta, una de las carabelas de tres mástiles que formaron parte de la primera expedición de Cristóbal Colón. Visitando el interior de esta nave se podrá ver cómo vivían, durante las travesías, los marineros hace más de 500 años. Cerca de Baiona, situada en la cima de una colina, se halla una monumental estatua de la Virgen María, protectora de los mares y de los marineros.