Nuestro invitado y periodista Jorge Alonso participó este verano en la travesía de consolidación Marítimo Xacobea que Sailway organizó en colaboración con ASNAUGA. Os dejamos su cuaderno de Bitácora…

CUADERNO DE BITÁCORA.
DÍA 1 De navegación.
18 de junio de 2019
RUTA: Baiona-Vigo-Cangas-Portonovo

Desayuno en el Monte Real Club de Yates de Baiona a las 10 de la mañana. Salida del Gerente del Club, AUSNAGA, Ría de Muros-Noia y Sailway. Baiona es el puerto de partida de la Travesía Náutica Xacobea, y como primer puerto nos entregaron el carnet que debemos llevar ya siempre encima durante la travesía, para ir sellando en cada puerto, a fin de justificar el paso por todos ellos y cumplir así el requisito de las 90 millas a vela. El primer sello, por lo tanto, fue el del MRCYB.

Salimos rumbo a Vigo a las 12 de la mañana. Viento Suroeste de 10/12 nudos hasta alcanzar el Canal de la Porta (paso para salir de la bahía de Baiona entre Monteferro y la Estela de Tierra). A partir de aquí viento por la aleta de estribor con rachas de hasta 30 nudos, por lo que navegamos solo con parte del génova, alcanzando picos de 8/9 nudos de velocidad. Buena navegación. Llegamos a Vigo hacia las 13:15.

Ya en el RCNV, recepción por parte de las autoridades y segundo sello en el carnet. El Club vigués nos invita a comer en el Salón Noble. Excelente almuerzo, sobre todo por lo cansados de esta primera travesía.

Salida del RCNV a las 17:00 rumbo Cangas, sopesando el hacer o no el último recorrido de hoy dependiendo de las condiciones atmosféricas. El viento ha bajado, pero no demasiado, y en media hora amarramos en el Náutico de Rodeira de Cangas. Tercer sello en nuestro carnet, y nueva recepción de autoridades. Nos invitan a un refrigerio. Decidimos esperar a las ocho de la tarde, a ver cómo transcurre el parte. Decidimos que con este viento, suroeste de 20/25 nudos es factible navegar, siempre que no llueva, para que los pasajeros puedan disfrutar del viaje y no lo contrario, así que al descartar los chubascos, habiendo visibilidad y buen viento, ponemos rumbo hacia Cabo Home a las 20:00 horas. Apenas una hora y alcanzamos la boca norte de la ría de Vigo, con vientos racheados de 30/32 nudos. Ya en la Costa de la Vela, popa casi cerrada, y vientos constantes de 20 nudos, bajando ya llegando a Aldán a los 15 e incluso 12 nudos. Llegamos a puerto pasadas las 22:30 horas, y, todo hay que decirlo, bastantes cansados todos, sobre todo las tripulaciones poco o nada avezadas en la navegación a vela.

Ya en el Club Náutico de Portonovo, nueva (y última por hoy) recepción de autoridades y último sellado de la jornada. Excelente cena cortesía del Club, y todos a dormir, que mañana tenemos una nueva jornada. Se esperan vientos de 10/12 nudos sin mar de fondo, y en el cielo nubes y claros. Puede que algún chubasco disperso, pero suave. Nuestro primer puerto será el vecino RC Náutico de Sanxenxo, para seguir hacia San Vicente de Mar, y a continuación cruzar toda la ría hasta Santa Uxía de Ribeira y Vilanova de Arousa como último destino del miércoles.

Hay que destacar que las tripulaciones, aunque cansados/as, están disfrutando de esta Travesía Náutica Xacobea, y eso que este primer día ha sido duro en lo que a condiciones de navegación se refiere. Pero bueno, esto va decreciendo en lo adverso, así que el jueves, con un poco de suerte, hasta podrán poner el traje de baño. Veremos… Hasta mañana.

Ruta_Maritima_Xacobea_Sailway_Galicia. 1

Ruta_Maritima_Xacobea_Sailway_Galicia. 1

CUADERNO DE BITÁCORA
Día 2 de navegación
19 de junio de 2019
Ruta: Portonovo-Sanxenxo-San Vicente do Mar-Santa Uxía de Ribeira- Vilanova de Arousa

Salida temprana de Portonovo a las 09:30 horas para poner rumbo al vecino puerto de Sanxenxo, donde llegamos en apenas quince minutos. Nos reciben y sellamos la siguiente casilla de nuestro carnet de peregrinos. Nos enseñan las instalaciones del Real Club Náutico de Sangenjo, y podemos ver las embarcaciones de Amancio Ortega, de Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca, o el clase 6M del rey honorario Juan Carlos I.

Hacia las 11 ponemos rumbo a San Vicente do Mar. Vientos suaves todavía del suroeste, sin apenas ola, nos acompañan por el través, consiguiendo 4/5 nudos de velocidad. En el camino vemos varios delfines muy cerca del casco de nuestro 39 pies. Travesía agradable, de vez en cuando una llovizna, pero todo apunta a que abrirán claros entre las nubes. En San Vicente somos recibidos por el Tesorero del Club y la secretaria, que nos sellan nuestro carnet y nos invitan a un aperitivo. Impresionantes las vistas que hay desde el paseo que hay al lado de este joven club náutico.

Hoy comemos a bordo antes de partir hacia Ribeira, en puerto. Empanada gallega y embutidos o sándwiches nos hacen reponer fuerzas del cansancio del día anterior.

A las tres de la tarde ponemos ya rumbo a Ribeira. El viento cae, aunque solo lo justo para poder izar las velas. Tras librar las boyas de salida de Pedras Negras, rumbo casi directo a Santa Uxía, trayecto que nos lleva hora y media de viaje. Es el momento en que el patrón decide dejar la rueda del timón para que los peregrinos prueben la sensación de llevar un barco.

Llegamos a Ribeira y somos recibidos por el presidente del Club Náutico de Ribeira, el histórico José Luis Torres Colomer, ex alcalde de la villa y ex senador. Nuevo sello, y un muy agradable y agradecido pincho por parte del Club que nos hace coger fuerzas para nuestra última travesía del día.

A las 18:30 salimos de puerto, rumbo a Vilanova de Arousa. Al igual que toda la jornada, vientos de 8/10 nudos nos empujan hacia el puerto de destino. Navegación entre bateas, a las que los peregrinos no dejan de fotografiar y preguntar sobre el funcionamiento de las mismas. Y por fin, a las 20:00 horas, llegamos a puerto. El cansancio se nota entre las tripulaciones. Sellamos el carnet, y la Secretaria Xeral de Turismo de la Xunta, Nava Castro, viene a saludarnos y dedicarnos unas palabras. El club nos obsequia con un pequeño refrigerio, y ya cada uno decide: visita al pueblo, o descansar. La mayoría opta por esta opción, ya que mañana a las 08:30 salimos rumbo a nuestro último destino marítimo: Portosín. Algo más de 30 millas, con predicción de vientos suaves y cielos despejados. Mañana será el fin de nuestra Travesía Náutica Xacobea y ganaremos la Compostela. Os aseguro que ganada a pulso… Hasta entonces…

Ruta_Maritima_Xacobea_Sailway_Galicia. 2

Ruta_Maritima_Xacobea_Sailway_Galicia. 2

CUADERNO DE BITÁCORA
Día 3 de navegación (y último)
20 de junio de 2019
Ruta: Vilanova de Arousa-Portosín y Milladoiro-Santiago

Salida según lo previsto a las 08:30 de la mañana desde el puerto de Vilanova de Arousa tras desayunar a bordo. Recorrido de salida entre las bateas, con decenas de barcos mejilloneros trabajando en las mismas para asombro de nuestros tripulantes foráneos. El recorrido de hoy será largo: más de 30 millas directas a puerto. El viento dentro de ría es escaso, apenas llega a cinco nudos, pero fuera la previsión es de 15/20, así que vamos a aprovechar este poco viento para conocer un poco mejor está ría. José, el patrón, nos va diciendo los nombres de las piedras, de los bajos, de los faros… Está siendo una Travesía Marítima Xacobea muy didáctica.

Por fin enfilamos la salida de la,ría, donde los vientos ya son constantes de 15 nudos del noroeste, lo que nos hace navegar en ceñida, con lo cual tendremos que hacer algún bordo para llegar a nuestro destino. La previsión hoy es comer a bordo. Susto a bordo al saltar la alarma de la radio: una llamada “pam-pam” de socorro. No hay peligro, y es bastante lejos de nuestra posición. Quedamos en la escucha, pero ya solucionan desde Finisterre radio. Seguimos por lo tanto en ruta.

Sin embargo, a las 13:30, antes de lo previsto Gracias al buen viento, sin mayores reseñas que hacer de la travesía, muy cómoda y sin mar de fondo, llegamos al puerto de Portosín. La idea es salir hacia Milladoiro por carretera a las 16:00, así que da tiempo a sellar nuestros carnets, picar algo, y, cómo en todos los puertos, la obligada recepción por parte de las autoridades. Tras ello, rumbo a Milladoiro.

Llegamos hacías las 16:30 al albergue de peregrinos de Milladoiro, sellamos nuestra penúltima casilla en el carnet, y empezamos a andar hacia la Catedral. Caroline, touroperadora escocesa, que lleva más de seis años trayendo peregrinos a pie, encabeza el grupo a una marcha endiablada. Mientras andamos nos va contando historias del Camino. En un pequeño bar en mitad de la nada llamado “A Paradiña” (la pequeña parada), nos vuelven a sellar el carnet. Este no hacía falta, pero,así tenemos uno más. Cosas de Caroline.

Por el camino vamos pensando en los primeros peregrinos, en cómo llegó el Apóstol a Santiago, en aspectos religiosos, incluso los que no lo son, y por fin, a las siete de la tarde, vemos las torres de la Catedral desde la calle del Franco. Apenas unos minutos nos separan de nuestro final. Y ahí, majestuosa, barroca, esperándonos, la Catedral y la Plaza del Obradoiro. Indescriptible. Lleno de peregrinos como nosotros, anónimos, en grupo, individuales, en el suelo, de pie… Y aprovechamos para hacer nuestra última foto de grupo que nos pide La Voz de Galicia: somos noticia.

Nuestro último esfuerzo lo dedicamos en llegar a la Oficina del Peregrino para sellar nuestra última casilla del carnet, y recibir, ahora sí, la Compostela que nos acredita como peregrinos que han hecho el Camino. Al ser la primera vez que sellan este carnet hay un poco de desconcierto inicial, pero que rápidamente se soluciona. Los propios funcionarios de la Oficina del Peregrino nos preguntan por esta nueva modalidad asombrados.

Fin del Camino. En la calle Carretas De Santiago ponemos fin a tres días intensos. Abrazos, alguna lagrimilla, intercambios de correos electrónicos… Resumen para este Peregrino: una experiencia fascinante, enriquecedora, un poco dura al final. Pero totalmente repetible. Gracias a Asnauga por inventar esta ruta, a Muros-Noia por apoyarla, y por supuesto, a Sailway, por la excelente organización, y por dejarnos esos dos maravillosos barcos, a los que también deberían acreditar de alguna manera por haber hecho el Camino. Propongo que Asnauga haga una Metopas conmemorativas para que se pueda poner en el salón del barco para recordarlo. Ellos también fueron parte importantísima de la travesía… Hasta otra, peregrinos.