Cuando nos imaginamos navegando a vela suele venirnos a la mente esa imagen idílica de un velero fondeado frente a una playa paradisiaca de Cíes con un sol brillante y un agua cristalina que nos recuerda a la época de verano. Pero realmente no necesitamos una época específica para salir a navegar. Si nos movemos un poco fuera de España, vemos como los noruegos, los franceses, los ingleses salen al mar con sus ropas de agua, gorros y guantes, solo por el placer de hacerlo. Y es que, navegar en invierno te permite escapar de la rutina diaria y desconectar, cómo bien nos merecemos.

Navegar_en_invierno_Sailway

El invierno y el frío, no es un rival para navegar, solo se necesita llevar los complementos apropiados de abrigo y tener más presente el parte meteorológico. Al igual que cualquier otro deporte de invierno, disfrutar de la vela en invierno solo requiere tres capas de abrigo para poder moderar nuestra temperatura según las circunstancias que vayamos encontrando a los largo de la navegación . La capa interior es la que lleve la transpiración hacia el exterior para mantener el cuerpo seco; la segunda, es la que proporciona calor, como un polar; y la tercera, de protección contra el viento, el frío y la humedad.

La ropa debe protegerte de la sensación térmica, no de la temperatura teórica: por lo tanto, apuesta por vestir varias capas que podamos ir quitando o poniendo. Ten en cuenta que la capa más externa siempre deberá ser impermeable, porque si no te empaparás a la primera de cambio y será muy difícil combatir la sensación de frío en esas circunstancias.

Clientes_titualciones_nauticas_escuela_sailway_vigo_galicia

Clientes_titualciones_nauticas_escuela_sailway_vigo_galicia

En cuanto a las razonas para navegar en invierno, una de las más convincentes es la escasez de barcos que salen a navegar en invierno. Es precisamente esto, lo que nos proporciona una mayor sensación de tranquilidad y calma. Sin excesos de turistas y sin saturación de barcos en calas y fondeaderos. Un paraíso solitario para aquellos que buscan paz y el mayor relax posible en su escapada invernal.

Otro punto importante para navegar en invierno, es mejorar nuestra experiencia. La práctica te permitirá progresar en tus conocimientos sobre navegación. Podrás consolidar conocimientos para reforzar tu control a la hora de programar rutas más largas o manejar situaciones que requieran destreza.

Navegar en invierno en definitiva supone disfrutar de una actividad única, con un encanto especial, que la diferencia de otras actividades que realizamos de forma habitual en los meses de invierno. Nos aporta momentos de reflexión y meditación que nos hace escapar de nuestra rutina diaria y nos otorga menores quebraderos de cabeza a la hora de llevar a cabo la planificación de nuestra ruta que cuando nos ponemos a ello en los meses de verano.