travesía volvo 70

¿Quién dice que no se puede navegar en invierno? Es cierto que la bajada de temperaturas, la niebla, la falta de luz… pueden dificultar la travesía en algunos momentos, pero no te preocupes, conocemos las recomendaciones de seguridad necesarias para navegar en esta estación.

No queremos que estos meses más fríos te impidan disfrutar de una bonita jornada en alta mar, y es por eso que compartimos contigo nuestros mejores consejos de seguridad y navegación en invierno.

En Sailway navegamos las Rías todo el año, y reconocemos que el invierno, quizá porque hay menos afluencia de barcos, tiene su encanto y nos permite disfrutar con más calma de lugares que en otras épocas del año no gozan de esa serenidad, como son las Islas Cíes.

Además, si hay algo que curte a una tripulación es navegar en los meses más adversos. Tener que enfrentarse a condiciones a veces más extremas, en las que el frío es un compañero de viaje, mejora la técnica de cualquiera y también la comunicación entre tripulantes. ¡Nada como aprender a navegar cuando el invierno coge el timón!

¿Está tu embarcación a punto para navegar en invierno?

Si como nosotros eres un apasionado de la navegación, seguro que tienes tu barco siempre listo para surcar aventuras, pero debes saber que en invierno hay que prestarle aún más atención y dedicarle más cuidados. ¿Cuáles?

Aunque comprobar que todo funciona correctamente debería ser una tarea obligatoria cada día del año, en invierno el chequeo es aún más importante. Piensa que las temperaturas más frías pueden afectar al rendimiento de las baterías, por lo que revisarlas bien es el mejor consejo que podemos darte, ¡no querrás tener un susto en alta mar!

Además de comprobar el resto de equipamiento de seguridad, como el buen estado de los chalecos salvavidas, revisa también las luces. Puede que creas que no las vas a necesitar porque piensas estar de vuelta en el puerto antes de que anochezca, pero todos sabemos que a veces el mar nos atrapa y estamos tan a gusto surcando sus aguas que alargamos la travesía. Si no quieres ponerte en peligro ni incumplir el Reglamento, deberás poner las luces y que estás funcionen adecuadamente.

En Sailway siempre tenemos a punto nuestras embarcaciones, por lo que si no tienes un barco propio y quieres alquilar uno de los nuestros, no tienes que preocuparte de su buen estado, ¡nosotros te lo aseguramos!

Además, seguir navegando durante invierno y no dejar “durmiendo” la embarcación durante tantos meses es el mejor mantenimiento para ella y hará que en verano esté más que lista.

Comprueba la previsión meteorológica antes de salir a navegar en invierno

En invierno hace más frío, eso ya lo sabemos, pero hay otras muchas condiciones meteorológicas que pueden afectar a la seguridad y a la navegación.

Una de esas condiciones que debes siempre considerar es la presencia de niebla. Si alguna vez te ha tocado navegar con ella, sabes que la visibilidad se reduce notablemente y que es importante tener todos nuestros sentidos (y nuestro equipo de seguridad a bordo) alerta.

Nuestro equipo siempre aconseja que en estos casos reduzcamos la velocidad de la embarcación. Da igual lo pronto que queramos llegar o las millas que queramos recorrer, lo primero es la seguridad. Otra recomendación es encender las luces de navegación y emitir señales sonoras para que, si la visibilidad es nula, el resto de embarcaciones sepan dónde estamos.

Cuando estamos ahí fuera, disfrutando del mar, lo hacemos con otras muchas embarcaciones y todas las personas a bordo formamos una sola tripulación. Por eso es fundamental respetarnos, avisarnos y cuidarnos entre todos.

Otro aspecto a tener en cuenta en esos días en los que el frío y la humedad del invierno navegan con nosotros es la condensación. La diferencia de temperaturas entre el interior y el exterior del barco puede hacer que el cristal se condense y que no puedas ver a través de él. Si esto pasa, sé previsor y lleva un producto que actúe como barrera protectora además de un rascador de goma. ¡Que nada te impida ver a través del cristal!

Si tienes dudas sobre el tiempo o no sabes interpretar los mapas que van llegando a las estaciones meteorológicas, es hora de hacer un repaso o de preguntar a nuestro equipo, que siempre está dispuesto a aconsejarte sobre el mejor momento para salir a navegar.

Vístete para el frío (o para el calor)

¿Alguna vez tu abuela te ha dicho eso de vestirse a capas como una cebolla? Esa es la idea que debes tener en mente cuando te prepares para navegar en invierno. Porque sí, la ropa que llevas también forma parte de la seguridad; pasar frío, o calor, puede reducir tus capacidades, entorpecer tus maniobras y ponerte en peligro indirectamente.

¿Por qué lo de las capas y no directamente llevar un jersey y un buen abrigo contra el frío? Imagina que estás navegando. Has salido a primera hora de la mañana, con el frío del amanecer, aunque desde entonces han subido algo las temperaturas; estás maniobrando con toda tu energía y ahora lo que se te pega ahora a los huesos es el sudor que se ha quedado impregnado en el jersey que llevas. Quitártelo no es una opción porque congelarte no entra en tus planes de esta travesía… ¿Qué puedes hacer?

La solución viene antes, cuando en lugar de un jersey gordo y un abrigo te decides por diferentes capas que puedas ir añadiendo, o quitando, según la temperatura varíe a lo largo de la jornada.

Por lo tanto, recuerda llevar ropa ajustada y elástica que permita tus movimientos y no olvidar la regla de las tres capas:

  • Camiseta transpirable de lycra o una térmica (que son más suavecitas por dentro)
  • Un cortavientos o un polar
  • Un abrigo o impermeable
  • Como extra, unos buenos guantes y un gorro, para que el frío no se escape por la cabeza.

Planifica bien la travesía y no olvides la seguridad

Todo, desde la ropa hasta las condiciones atmosféricas, se basa en planificar. Saber a dónde vas a ir, las horas en las que vas a navegar, el tiempo que va a hacer o el estado de tu equipamiento es fundamental para que el invierno no ponga en jaque la seguridad de la navegación.

Por eso desde Sailway te animamos a organizar mejor que nunca toda la aventura. Asegúrate también de que comunicas el plan y los consejos de seguridad a tu tripulación; sois un equipo, o incluso una familia, y debéis estar en el mismo barco.

Ten también en cuenta algunos cambios que pueden producirse durante el invierno en el mundo de la navegación. Por ejemplo, algunos puertos o instalaciones quizá estén cerrados, ¿por qué no comprobarlo antes de incluirlos en la ruta? También es posible que en algunas zonas los equipos de rescate hayan reducido su actividad respecto a la temporada alta, por lo que en invierno más que nunca tu embarcación debe ser autosuficiente y estar preparada para cualquier emergencia.

Aunque no vaya a ocurrir nada que haga virar tus planes, mejor tenerlos bien amarrados y poder disfrutar de la navegación con seguridad. ¿No crees?

Si este invierno no te vas a quedar quieto y estás preparando alguna salida náutica, recuerda repasar nuestros consejos. La seguridad y la navegación siempre van de la mano, pero en invierno más que nunca.

Síguenos en redes sociales para conocer todos nuestros proyectos y nuestras últimas novedades: Facebook, Instagram.