¿Qué dirías que es lo mejor de la navegación? Seguro que lo primero que te viene a la mente es entrenar tu forma física o poder conocer nuevos lugares, pero también los muchos beneficios que tiene a nivel psicológico.

Realizar una travesía náutica va mucho más allá de salir de un puerto para llegar a otro. Si decimos esto es porque conocemos de primera mano todo lo positivo que nos aporta cada salida. Más allá de mejorar nuestra técnica marinera o estrechar lazos con la tripulación, navegar también nos sirve de terapia de aventura.

¿Nunca has notado que tus niveles de estrés disminuyen a bordo? ¿O que al regresar tu mente está más sosegada? No es solo cosa tuya, de hecho varios estudios han demostrado que el mar y la vela impulsan el desarrollo cognitivo, motor y afectivo-social de las personas.

Sabiendo esto, no nos extraña que las actividades náuticas formen parte del proceso terapéutico de colectivos vulnerables, como el de personas con diversidad funcional.

En cualquier caso, sea cual sea nuestra situación concreta, todos podemos aprovechar sus numerosos estímulos positivos.

Te contamos cuáles son y cómo afectan a nuestro estado de ánimo.

Integración social y favorece la autoestima

No importan tu experiencia, tus capacidades físicas o la historia que cargues en la mochila, a bordo de un velero eres igual de imprescindible que cualquier otro miembro de la tripulación.

Como parte de ella, tienes que colaborar con tus compañeros en la gestión de la embarcación. Aunque pueda resultar complicado a veces, esto genera una fuerte sensación de pertenencia, además de mejorar la autoestima individual. ¡Es lo que tiene escuchar y sentirse escuchado!

Ante cada reto, nos convertimos en grandes tripulantes, más maduros y formados. Esto conlleva no solo perfeccionar las maniobras, sino también aprender a comunicarnos y establecer relaciones sociales basadas en el respeto, la confianza y la cooperación.

Respeto al medio ambiente

¿Cuántas veces has navegado y has visto una bolsa de plástico flotando? Demasiadas, y seguro que te ha enfadado, porque el mar es un entorno que tenemos que cuidar y que no siempre tratamos como merece.

Aunque este pensamiento deberían tenerlo todas las personas, está claro que quienes “vivimos” el mar lo tenemos más presente, ya que con cada travesía conectamos un poco más con el medio, aprendiendo sobre él y sobre los seres vivos que lo habitan.

La navegación por tanto nos ayuda a desarrollar una mayor conciencia medioambiental que se traduce en respeto. Como es lógico, estos valores nos acompañan también en tierra firme.

Cómo la navegación mejora nuestra sensación de bienestar

¿Puedes recordar cuál fue una de las últimas veces que te sentiste bien? Seguro que fue navegando, ¿verdad? La calidad del aire, la sensación de estar flotando, el sonido de las olas, el ejercicio físico, el alejarse de la ciudad y de la rutina… ¡Es todo una terapia de aventura! Todos estos factores, que tan fácil nos resulta encontrar en alta mar, contribuyen a nuestra calidad de vida.

No creas que nos lo estamos inventando, este deporte se practica en un entorno sin precedentes, por lo que se liberan más endorfinas, las famosas hormonas de la felicidad, y estas se encargan de favorecer nuestro estado de ánimo.

Por otro lado, la brisa marítima está cargada de iones negativos que, aunque su nombre engaña, son muy positivos. ¿Por qué? Porque estimulan la renovación celular y restablecen nuestro equilibrio nervioso. Si a esto le sumamos que el magnesio del agua del mar genera calma y relajación, tenemos como resultado un cocktail de bienestar.

Está claro que no siempre tenemos disponible un velero con el que viajar y que las obligaciones de nuestro día a día nos frenan, pero alquilar una embarcación y organizar una salida náutica con amigos (o solo) de vez en cuando nos trae muchos beneficios a corto y medio plazo.

Lo mejor es que esa sensación tan positiva no es momentánea, ya que sus efectos pueden llegar a sentirse durante semanas. ¿Qué quiere decir eso? Que aunque sea esporádica, una excursión de vez en cuando puede ayudarte a aliviar el estrés y bajar los niveles de ansiedad.

¿Subes a bordo y lo comprobamos?

El aumento de la capacidad de concentración

¡No puedo perderme nada! Este es uno de los pensamientos más recurrentes que cruza tu cabeza cuando se izan velas y comienza la navegación.

No solo no querrás perderte los detalles y los colores del paisaje que se abre ante tus ojos, sino que también querrás estar presente en cada maniobra, movimiento y gestión a bordo. La necesidad de estar con los cinco sentidos puestos en las indicaciones del patrón o en cualquier reto que pueda presentarse, favorece nuestros niveles de concentración.

Entrenar esta capacidad navegando luego repercute en el resto de actividades que realizamos. En un mundo en el que lo raro es no estar haciendo dos o tres cosas a la vez, es importante aprender a centrarnos en una sola y prestarle toda nuestra atención, desde un proyecto en el trabajo hasta una conversación con amigos en la que no dejamos que el móvil nos distraiga.

El desarrollo de nuestras habilidades sociales

Conocer gente no siempre es fácil, pero sí es necesario. Al fin y al cabo, somos seres sociales y relacionarnos forma parte de nuestra identidad.

¿Cómo ayuda navegar a ello? Para empezar, te pone en contacto con gente afín con la que compartes, al menos, un mismo interés, lo que ya es un primer paso, ¿no crees?

Por otro lado, al permanecer durante horas (o incluso días si es una travesía oceánica) en un espacio reducido, se generan conversaciones, apoyos y buenos momentos. En definitiva, una experiencia que todo el mundo que está a bordo se lleva.

No todas las salidas náuticas son con personas que no conoces, sino que en ocasiones viajas con tu familia, amigos o incluso compañeros de trabajo. A pesar de los momentos de tensión que pueden llegar a vivirse a bordo, es una oportunidad de aprender a resolver conflictos y pasar un rato agradable juntos, algo que con el ajetreo diario se nos olvida hacer.

¿Cuándo vienes a comprobar que la navegación efectivamente tiene estos beneficios psicológicos? Tenemos muchas experiencias entre las que puedes elegir.

Síguenos en redes sociales para conocer nuestras últimas novedades: Facebook, Instagram.